No quiero ver a mi ex pareja 😤

Es normal no querer estar con la pareja después de haber roto la relación.

No quiero ver a mi ex

Es algo desagradable, incómodo y doloroso.

A pesar de ello, en ocasiones es necesario ver a nuestra expareja aún después de haber terminado la relación.

En los casos en los que ha existido matrimonio en la pareja será necesario para llevar a buen puerto el divorcio.

En los casos en los que pudiendo existir matrimonio, o no, existan vínculos también requerirá la relación entre los ex novios.

Cada persona debe de ser consciente de la relación que ha tenido y entender que igual que ha podido disfrutar de unos años junto a su pareja ahora debe de asumir la relación que sea necesaria para finalizar la vinculación que se ha concertado.

Hay una tendencia a pensar que igual que en el matrimonio todo es positivo o al menos se da por bueno, en el momento posterior a la ruptura todo es insufrible.

Evidentemente existirá una mala sensación y reticencia a relacionarse con la persona con la que hemos terminado una relación sentimental, pero habrá que cerrar todo aquello que se ha comenzado.

Verse en la firma del divorcio:

Existen alternativas a la firma conjunta del divorcio pero suele ser una opción antinatural.

Exhorto en Juzgados diferentes:

En los casos en los que ambos cónyuges residen en ciudades alejadas se puede realizar por exhorto de manera que cada cónyuge firme en el Juzgado de su residencia y en ese caso no se verían personalmente.

Eso si, el convenio regulador debe de estar previamente firmado. El convenio se podrá firmar cada uno por separado con remisión por correo postal del mismo o por medio de terceras personas, pero en definitiva son molestias innecesarias.

En el mismo Juzgado o Notario:

Para el caso de que sea un divorcio de mutuo acuerdo al uso, normal y corriente, ambos serán requeridos para la firma a la misma hora y día.

Cabe en este caso pedir que cada uno de los cónyuges se ratifique por separado (cada Juzagdo tiene una práctica diferente) de manera que se haga por intentar que no se crucen, pero en los edificios de los Juzgados se crea una tensión innecesario fruto de formar la situación.

Ante Notario igualmente se puede solicitar que cada uno firme en una sala diferente pero es incluso más tenso pues se sabe de la presencia del otro cónyuge en otra sala y en ocasiones coinciden en las inmediaciones de la Notaria o en la entrada y salida.

En definitiva es mejor pasar el mal trago y ver a la otra parte y no complicar aún más la firma.

Por poder en Juzgado o Notaria diferentes:

Se puede tratar de realizar el poder especial para la firma del divorcio pero no todas las Notarias ni Juzgados lo aceptan.

Según el criterio mayoritario al ser un derecho personalísimo (el matrimonio) sólo cabe en casos muy excepcionales.

El principal motivo de desconfianza es que en el tiempo que va entre el apoderamiento y la firma del divorcio por poder pueda existir arrepentimiento por parte del cónyuge poderdante.

Se acepta sistemáticamente cuando se realiza en un país extranjero, en la Embajada o Consulado de España.

En otros casos es complicado al no existir criterio unificado al respecto.

Verse por los niños:

Desde el momento en el que existen hijos comunes hay muchas cosas que por responsabilidad parental se debe hacer nos guste más o menos.

Si tenemos un hijo o hija con una persona tenemos que ser consecuentes y estar a la altura de las circunstancias, por lo que aunque no nos apetezca hay cuestiones muy importantes que debemos de tratar por nuestros hijos comunes.

Escolarización, actividades, decisiones médicas y de salud… etc.

Existen métodos para reducir al máximo el contacto entre progenitores. Por ejemplo, la recogida y entrega en la guardería o centro escolar, las entregas por medio de terceras personas y otro sin fin de alternativas.

A pesar de ello siempre existirán posibles eventualidades e imprevistos que resolver.

Es una herramienta muy útil la del whatsapp o los correos electrónicos, pero a pesar de ello hay que estar a la altura de nuestras responsabilidades como padre o madre

Verse por los bienes y deudas comunes:

En lo que se refiere a propiedades, bienes muebles, dinero y deudas comunes es algo más dispositivo.

Si los hemos contraído es para administrarlo lo mejor posible en beneficio propio, que será el mismo beneficio que el de nuestro ex cónyuge.

En definitiva si existen vinculaciones patrimoniales con nuestra ex pareja, cuanto mejor vayan será beneficio de ambos, mutuo.

Es algo dispositivo realmente pues si no se quiere tener relación ni ver a la ex pareja después de la separación o el divorcio, será tan fácil como delegar en terceras personas o en su defecto asumir las pérdidas que se puedan derivar de una poco diligente administración patrimonial.

Etiquetas: